Reseña de Justice League (los Nuevos 52) Volumen 2: El Viaje del Villano

Esta es la segunda saga de la remasterizada Liga de la Justicia e incluye los números 7 al 12. Atención que esta saga ya toma lugar en la línea de tiempo «normal» de los Nuevos 52. ¿A qué me refiero con esto? La saga anterior, Origen, comenzaba cinco antes que todas las demás series de los Nuevos 52, mientras que ésta ya nos muestra a una Liga de la Justicia establecida y cuya publicación va codo a codo con las demás del universo DC. Por eso mismo, los dos primeros números no están enfocados en contarnos una historia sino más en hacerle propaganda a otras series, como La Noche de los Búhos o Liga de la Justicia de América.

Dioses entre hombres

Han pasado cinco años y la Liga de la Justicia no ha enfrentado a una amenaza mayor a la que significó Darkseid números atrás. Son los mayores héroes del planeta, dioses entre hombres y la humanidad los ama. No los ven sólo como a héroes, sino como a dioses que deberían hacer más que sólo salvar el mundo venciendo a malos superpoderosos y bajando gatitos de los árboles. Se habla sobre la idea de que la Liga de la Justicia forme parte del gobierno, que podrían resolver todos los males de la humanidad. Claro que la gente cree que son un grupo unido, perfecto, incluso se hace referencia a los «súper amigos», aunque esto esté muy lejos de ser verdad y tengan marcadas diferencias. Es aquí donde entra Steve Trevor, quien ya había aparecido en los primeros números como «compañero» de Wonder Woman, pero que no había sido explorado. Esta nueva saga se ocupa de desarrollar a su personaje.

Steve Trevor: no todos los héroes llevan capa

Es fácil empatizar con Steve ya que él no es un superhéroe. No es el hecho de que no tenga poderes lo que lo vuelve más cercano al lector (ya que Batman tampoco tiene poderes), sino que parece una persona normal con problemas normales… más o menos. No lleva capa y no es quien salva al mundo, no es quien se lleva el crédito, pero los periodistas lo buscan constantemente acosándolo con preguntas sobre su relación con Wonder Woman. Como si no fuera suficiente con que una de las mujeres más hermosas y populares del mundo te deje, también tiene que lidiar con toda la exposición mediática, y jamás recibe crédito por nada de lo que hace. Sin embargo, como bien sabe el villano de esta saga, Steve es vital para la liga.

Graves, el villano overpowered

El villano de turno derrota a la Liga en dos páginas

Ya que este volumen se llama «El viaje del villano», cualquiera creería que los números estarán centrados en el antagonista y que por tanto éste tendrá un buen desarrollo. Graves tiene una historia de origen y mucho más desarrollo que el que tuvo Darkseid, pero no es como si eso fuera muy difícil de lograr. Graves fue quien escribió el libro de la Liga de la Justicia al final del primer volumen, libro que se vendió como pan caliente y ayudó a que el público apoyara a la liga (de forma un tanto exagerada creo yo). La familia de Graves murió poco tiempo después del ataque de Darkseid, al parecer afectados por algún tipo de infección que él cree tuvo que ver con dicho ataque. Graves también contrajo algún tipo de enfermedad terminal que iba destruyendo su cuerpo y, buscando una forma de continuar con vida, se dirigió al monte Sumeru. Allí encontró a su familia, en el Valle de las Almas.

Guión por debajo de la media

El guión de este volumen deja bastante que desear. Pese a que se mantiene el ritmo frenético de las entregas anteriores, ya no se puede evitar señalar que algunas situaciones rozan lo ridículo. Hay mucho uso de gags, chistes fáciles y one-liners, pero todo eso se podría evitar si el desarrollo de personajes y de la historia estuviera a la altura. Lamentablemente no es así, ya que Geoff Johns parece estar más centrado en escribir escenas que Jim Lee pueda ilustrar y dejar boquiabierto al espectador que otra cosa. Los detalles importantes de la trama nos son contados con exposición pura y dura, el villano decide contar la historia de su vida y de dónde salieron sus poderes porque sí, Wonder Woman comienza a pelear con los demás miembros de la liga sin razón alguna, Graves derrotando a la liga en dos páginas sólo para mostrar lo poderoso que es, etc. Ni hablar del último número, en el cual vemos lo fácil que derrotan al villano y cómo Geoff Johns intenta mostrar las consecuencias del patético plan de éste.

El viaje del villano, un título un tanto errado

Lo más decepcionante es que estos números no hayan podido contarnos de buena forma lo que vendían en el título: el viaje de Graves. Sí, hay unos cuantos cuadros dedicados a esto, pero tampoco es que sea un título metafórico, sino que casi parece falso. Puesto ahí porque sonaba muy bien. El equilibrio entre todos los personajes no está muy bien logrado, creo que podrían haberlo hecho mucho mejor. Es imposible involucrarse en la historia porque hay demasiados personajes… excepto, claro, que estemos leyendo las colecciones individuales de cada uno de ellos al mismo tiempo. Superman y Flash, especialmente, están totalmente desaprovechados. No sólo hacen poco sino que prácticamente no hablan. [jaw_spoiler]El hecho de que Wonder Woman y Superman se besen al final[/jaw_spoiler] queda fuera de lugar, no porque nadie se lo esperara sino porque prácticamente no han interactuado en estos doce números. Son gente guapa que se besa y poco más, no hay nada de emoción allí.

¡Shazam!

En mi no tan humilde opinión, lo mejor de este número fueron las historias de Shazam, que sólo duraban unas páginas y en las cuales se nos contaba el origen de Shazam, la historia de Billy Batson y cómo el Dr. Silvana descubría la tumba de Black Adam. Sin ir más lejos, Billy tiene mejor desarrollo que cualquiera de los demás personajes que aparecen en estos seis números. Me animaría a decir que, si no están convencidos de leer este volumen, lo hagan sólo por las historias de Shazam.

Conclusión
Puede ser considerado un buen volumen para aquellos que estén buscando una serie de acción con un excelente arte, algunas frases graciosas y poco más. En el primer volumen se podían perdonar algunas cosas ya que era la primer serie de los Nuevos 52 y además tenían la difícil tarea de presentarnos a todo un escuadrón de personajes, pero en estos números queda bastante claro que Geoff Johns no es muy bueno escribiendo este tipo de historias. El arte empareja la balanza y las escenas de acción también, aunque en esta saga no hay tantos combates como en el anterior, ni por asomo. Las historias secundarias de Shazam mejoran muchísimo la nota de este volumen y esas sí que se las recomendaría a cualquiera.
Lo bueno
El dibujo de Jim Lee sigue siendo excelente en todas las facetas, aunque en este volumen no haya tenido tantas viñetas interesantes que dibujar.
El ritmo sigue siendo ágil, no necesariamente acelerado pero sí fluido, hay poco diálogo y se lee rapidísimo.
Los personajes están perfectamente caracterizados. La forma en que se expresan, los gestos de sus rostros, sus frases. Cada uno tiene su personalidad definida y eso determina la forma en que interactúan con los demás y cómo reaccionan ante diversas situaciones.
Las historias de Shazam son lo mejor del cómic. Sus personajes están bien detallados y desarrollados, además de que la historia que nos cuentan es mucho más interesante que la del cómic principal.
Lo malo
El villano, muy flojo. Su plan y motivaciones no terminan de quedar del todo claras.
La historia flojea y el guión parece más una excusa para mostrar escenas de pelea e ilustraciones a página doble que un verdadero intento de contar una historia.
La introducción del número 12 se siente barata, como si Geoff Johns no supiera cómo ponernos al día de los hechos de los números anteriores y nos tira en la cara un resumen de varias páginas.
La última escena del número 12. Se siente fuera de lugar porque la relación entre esos dos personajes no se ha desarrollado en lo más mínimo durante los números anteriores. Está ahí sólo para que puedan poner esa portada y vender más números.
7.3
Más artículos
Reseña The Flash 48 al 52 (los Nuevos 52)