Aldnoah Zero – Primera Temporada [Análisis]





Género: Acción, ciencia ficción, mecha, militar, drama.
Autor: Ei Aoki.
Estudio: A-1 Pictures, TROYCA.
Episodios: 12.
Año de lanzamiento: Septiembre 2014.

Esta es una review sin spoilers que habla sólo de la primera temporada. De todos modos, si quieres ver el anime “virgen” sería mejor que primero vieras el anime y después leyeras el análisis, pero es tu elección. Ya he visto la segunda temporada y aquí está el análisis correspondiente.

Bien, este es un anime que había querido ver desde hace rato pero no lo había hecho por razones de… pereza y falta de tiempo. Hace poco comencé a ver reseñas y cada una tiraba para su lado: que era una mierda, que era una maravilla, que era decente, que esto, que lo otro. Así que decidí verla y dar una opinión por mí mismo. Empecemos por la historia. Básicamente, la humanidad llega a la Luna, en donde encuentra un portal alienígena llamado hypergate, el cual utiliza para viajar a Marte. Una parte de la humanidad viaja hasta el planeta rojo, colonizándolo y descubriendo allí nueva tecnología, la cual utilizan para independizarse y crear una nueva sociedad; los Vers. La tecnología Vers sobrepasa rápidamente a la de la Tierra y sus habitantes deciden declararle la guerra a los terrícolas para colonizar su planeta, ya que éste es rico en recursos, al contrario que Marte. En medio de la invasión, el hypergate colapsa, destruyendo la Luna, aniquilando a las fuerzas marcianas y produciendo desastres naturales en la Tierra, dejando sitios de ésta inhabitables. Marcianos y humanos deciden hacer una tregua, durante la cual el imperio de Vers se rearma y la humanidad “actualiza” (con comillas muy grandes) su arsenal (que hasta el momento consistía en tanques y demás, nuestra tecnología actual). El anime comienza 15 años después de esto, presentándonos a la princesa Asseylum, quien quiere visitar la Tierra como símbolo de la paz. Pero para que empiece la historia de la una vez, la princesa es asesinada por terroristas en medio de un desfile. O bueno, la que es asesinada es su doble, ya que la verdadera princesa nunca asistió al desfile. Sin embargo, nadie sabe que la princesa ha sobrevivido y se vuelve a detonar la guerra entre Vers y la Tierra.

 

 

El anime nos presenta al prota, Inaho, y desde el momento en que apareció en pantalla me di cuenta de que iba a ser el punto flojo de la serie. Es un estudiante que se ve envuelto en los sucesos de la guerra, obligado a luchar contra los Vers haciendo uso de sus dotes para la estrategia. Frío y calculador, no siente ninguna emoción. Y sí, esto es en serio. Porque en un principio este tipo parece un Lelouch barato; estudiante, extremadamente inteligente, pilota un mecha, es calculador, etc. El problema es que Inaho es directamente un robot. Ve cómo un amigo suyo muere en frente de él y la expresión de su rostro no cambia; el niño no sufre, no llora, no ríe, no se frusta, no disfruta, nada. Nada de nada. He leído opiniones defendiendo a este personaje, diciendo que el personaje es muy bueno, sólo que no estamos acostumbrados a este tipo de personajes. Y es falso. El tipo es una piedra, y eso podría funcionar para otro tipo de personaje, quizás para uno secundario, pero no para un protagonista, en especial si esa característica del personaje no se explota. El tipo es un robot y punto, esto no genera un conflicto en la serie que nos haga interesarnos por él. Es aburridísimo y encima nos tenemos que creer que el tipo es la resurrección de Kira y Lelouch. Además tenemos el problema claro de que debemos creernos que este puberto se las ingenia para diseñar estrategias que a nadie más en la serie se le habían pasado por la cabeza. Lo hacen parecer tan inteligente que todos los demás personajes (buenos y malos) parecen un montón de idiotas.

 

La princesa Asseylum. El personaje de alguna forma se las ingenió para no ser la típica damisela en apuros. Sí, hay capítulos en los cuales la tienen que salvar, pero la mayor parte del tiempo no se la pasa llorando o esperando que la salven, sino que su personalidad está bien definida; es una buena persona, amable con todos, con fe en tanto humanos como marcianos y quiere que haya paz entre los dos mundos. Lo único malo sobre ella es que durante varias partes de la serie ella sólo está ahí, no hace nada relevante o sólo es la razón para que se desarrollen los capítulos (es la razón de que se detone la guerra, por ejemplo).

 

El tercer prota (sí, porque esta serie cree que puede manejar bien el hecho de tener no dos, sino tres protagonistas) es Slaine Troyard. Un humano que vive entre los Vers al cual constantemente le hacen bullying por su raza. Muy cercano a la princesa (de hecho ella es la única en todo Vers que no le hace bullying), podríamos decir que son amigos o… ¿algo más que amigos? En realidad no terminamos de saberlo, ya que pese a que Slaine se la pasa diciendo que es leal a la princesa y esto y lo otro, en la primer temporada hay máximo 7 escenas con ellos juntos. Agradezco que no se hayan ido por las ramas con una subtrama romántica, pero si pretendían que el lazo entre la princesa y Slaine fuera fuerte, debieron incluir más escenas con ellos juntos, sino no funciona. Slaine es uno de los personajes que más me gustó del anime, pese a que no me gustaron algunas decisiones del guión que (en lo personal) tiran por la borda todo lo bueno que éste hacía. Lo vemos sonreír, sufrir, en definitiva lo vemos sentir. Aquí podríamos pensar que es como la contraparte de Inaho y que su papel será el de ser su rival durante toda la serie, o amigo-enemigo (como Suzaku y Lelouch, por ejemplo), pero esto no es así y creo que desaprovecharon una muy buena oportunidad de desarrollar a los dos personajes. La relación entre ellos queda resumida a tres escenas (sí, en serio). Slaine es un poco cobarde, pero capaz de asesinar a cualquiera que amenace la vida de la princesa.

 

Hay más personajes, pero a excepción de Marito, todos cumplen la mera función de rellenar la serie, son unidimensionales y clichés. El amigo gracioso, la amiga tímida, la hermana sobreprotectora, etc. Así que mejor comencemos a analizar un poco la historia. Los Vers viven en un sistema feudal, lo cual no tiene justificación alguna, sólo está ahí para se digan los unos a los otros “Conde”, nada más. Además, si el objetivo de Vers es conquistar la Tierra por sus recursos, ¿por qué cada vez que un Catafracto (así se llaman los mechas en esta serie) marciano ataca destruye todo lo que se cruza en su camino? ¿No se supone que van a utilizar el planeta porque tiene los recursos que faltan en Marte? Entonces, ¿por qué aniquilan todo lo que se les cruza? Si siguieran así, la Tierra quedaría igual que Marte. Sigamos con otras cosas que no tienen ni pies ni cabeza. Es obvio que la serie intenta meternos protagonistas adolescentes porque eso está muy de moda en este tipo de animes, pero, ¿cómo se supone que nos creamos que unos pubertos de 15 años están al nivel de los soldados experimentados? ¿Por qué hay dos pubertos manejando la nave, es que no hay soldados con experiencia en todo Japón que puedan manejar las naves? Nos intentan explicar esto diciendo que los estudiantes reciben cierta clase de entrenamiento militar, pero me parece una respuesta poco satisfactoria. En Shingeki No Kyojin, por ejemplo, Eren y los demás entrenaron para convertirse en soldados, no aprendieron a pelear contra los titanes de un día para otro, ni siquiera Mikasa.

 

El desarrollo de la historia es bastante simplón pero al mismo tiempo un poco raro. No hay revelaciones sorprendentes ni giros bruscos, todas las sorpresas se ven venir desde el principio de cada episodio (y a veces desde el anterior). La mayoría de los episodios de la primera parte (los capítulos 1 al 7) son del “enemigo de la semana”, mostrándonos a un marciano con un Catafracto que tiene alguna habilidad especial y vemos cómo Inaho lo derrota. Admito que, pese a que esta parte era bastante predecible, la excelente animación y música (de las cuales hablaré más adelante) sumadas al ritmo frenético de los episodios hicieron que disfrutara… algo. El problema fue de allí en adelante, donde el anime intentó ponerse un poco sentimantalón, mostrándonos muchas conversaciones e intentando hacernos conectar con los personajes. Sin éxito. En absoluto. El principal problema de la segunda parte de la temporada es que, al ser todos los personajes planos, poco interesantes y más que nada distantes a nosotros, no nos interesan sus problemas personales. Intentan desarrollarlos, pero muy poco. La diferencia entre estos episodios y los primeros es brutal ya que en estos capítulos prácticamente no hay acción. Y esto no me molestaría si hubieran incluido mejores personajes. De nuevo, con el único arco con el que mínimamente conecté fue con el de Marito. Oh, y ni siquiera me he metido con los malos aún. Y para ser sincero, dudo que lo haga. Los malos son malos porque son los malos, eso es todo. Pese a que hay un capítulo en especial en el que intentan explicarnos por qué el Conde Saazbaum es el malo maloso, nunca conectamos con ninguno de ellos, de hecho ni siquiera estamos interesados en que los detengan. Los demás Caballeros de la Órbita son aún peores, malos exagerados, todos unos creídos que intentan dar discursos explicando lo grandiosos que son, pero son todos tan básicos y genéricos que todos nos dan igual, además de que son derrotados en un abrir y cerrar de ojos por el súper estratega, el mejor de todos los tiempos, el legendario Inaho.

 

Hablemos de lo mejor, sin dudas, de toda la serie; el soundtrack. El opening y el ending están bastante bien, pero lo que gana sin discusión son las canciones. Es que son tremendas, todas son épicas y en verdad te meten en la atmósfera. Es cierto que muchas escenas no son nada del otro mundo, pero al sonar alguna de las canciones principales parece que la serie en realidad fuera buena. Al escuchar el tema que sonó al final del primer capítulo, creí que esta banda sonora estaba plagiando a la de SNK, pues las canciones tenían el mismo estilo; notas altas cantadas por una japonesa en japonés, inglés y alemán. Resulta que estaba equivocado; el compositor de la banda sonora es Hiroyuki Sawano, el mismo de SNK. Claro, podemos quejarnos de la pésima pronunciación del inglés (y con pésima me quedo corto) que tiene la japonesa que canta, pues estamos obligados a leer los subtítulos para seguir la letra, y así y todo no se entiende nada, hay errores de sintaxis y palabras que no van ahí… (ni hablar de lo mal que debe pronunciar las frases en alemán) pero así y todo las canciones se disfrutan bastante. Con decir que me descargué el soundtrack y tengo varias canciones en mi teléfono digo todo.

 

El segundo mejor punto de la serie (segundo y último) es sin dudas la animación durante las escenas de acción. Los mechas y ciertas naves tienen un aspecto 3D que se mezcla muy bien con el resto de la animación, no es como otros animes que he visto últimamente que tienen una animación mediocre e intentan levantar el listón utilizando algunos efectos especiales en 3D y cámara lenta. No, aquí no es para nada así. Toda la acción es muy clara, impresionante, hay muchas explosiones, etc. Los diseños de los mechas humanos son un poco simplones (creo que es apropósito para enfatizar en su limitación tecnológica), pero los Catafractos marcianos son tremendos, tienen diseños muy variados, de todos los tamaños, colores y formas.

 

Resumamos. Si tuviera que dar mi opinión de Aldnoah Zero en dos líneas, sería esta: tremendo soundtrack, buenísima animación, personajes malísimos e historia poco original y mal llevada. ¿Por qué poco original la historia? Porque hay escenas directamente calcadas de Space Battleship Yamato, el arco principal y varios personajes son sacados de Gundam, y hay una escena en particular que es calcada de Code Geass, de la cual hablaré en mi siguiente reseña (cuando hable de la segunda temporada), ya que es en pleno final y sería un tremendo spoiler. Por lo tanto, ¿vale la pena este anime? Como siempre, la respuesta es muy subjetiva, ya que todos tenemos gustos diferentes. A mí no me resultó pesada, la vi en menos de una semana y no la odié profundamente. Pero los personajes son malísimos, la historia es muy poco original y ya hemos visto todos los elementos de este anime en otros medios y mucho (pero que MUCHO) mejor llevados. Por lo tanto, si quieres verla mejor que sea por el soundtrack y la animación, pero si quieres ver una buena historia y personajes bien desarrollados, lo mejor sería que busques por otros sitios.

 

Hay un punto del cual no he hablado y es del final. Sin entrar en spoilers, diré que el final es sorprendente, abrupto e inesperado. Pero no por eso es tan bueno como muchos dicen. Es como un khé, te genera muchísimas preguntas y te dan ganas de ver la segunda temporada para ver cómo resuelven todo, aunque yo en el momento en que comenzaron los títulos me di cuenta de cómo iba a ser todo, que el giro no iba a valer para nada pues se iban a ir por lo seguro en la segunda temporada. Desarrollaré bien esto en mi review de la segunda temporada.

 

Puntuación: 5.5/10

 

Lo bueno:

 


– El soundtrack.
– La animación.
– Las escenas de acción.
– El soundtrack (es que es tan bueno que tengo que mencionarlo dos veces).
– El ritmo.

Lo malo:

– Los personajes, todos clichés aburridos, poco interesantes y mal desarrollados.
– La historia, poco original, simplona y nada interesante.
– Las conveniencias, lo fácil que le resulta a Inaho derrotar a soldados que ningún otro humano pudo vencer o siquiera plantar batalla.
Escrito por
Intento de escritor, cinéfilo desde que tengo memoria, comiquero, fan del anime. Amante de la ciencia ficción.

¡Tú decides!

0 0

Deja una respuesta

Tu email no será publicado.Required fields are marked *

Puedes usar estos códigos y atributos HTML <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Lost Password

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.

Sign Up