El boom de las películas de superhéroes

Hacía rato venía pensando en un post así. No el análisis de una película en específico, sino algo más amplio hablando de todo el subgénero que ha estado muy de moda en los últimos años. Por supuesto, uno de los puntos que más me interesan es cómo analizar las películas de superhéroes, además de hablar un poco sobre éstas en general.

Las películas de superhéroes son “adaptaciones” de los cómics

La realidad es que analizar una película de superhéroes se vuelve mucho más difícil de lo que parece. En parte esto se debe a que son “adaptaciones” (en algunas ocasiones con comillas enormes) y por lo tanto siempre van a ser comparadas con el material original. Pero al contrario que las distopías basadas en novelas juveniles que están tanto de moda hoy por hoy (Los Juegos del Hambre, Maze Runner, Detergente, etc), las películas de superhéroes están basadas en un popurrí, en lo que le parece mejor al director y al guionista de los cientos de miles de cómics que hay publicados sobre tal personaje. Recordemos que un mismo personaje probablemente cayó en las manos de diez o veinte escritores distintos (en la mayoría de los casos suele ser tres o cuatro veces mayor la cantidad), por lo tanto cada uno hizo la versión del personaje que más se le dio la gana. En el caso de una adaptación cinematográfica no es diferente. Generalmente se incluyen muchos guiños a los cómics, pero no he visto ninguna película que sea una adaptación directa de un cómic en especial, ni siquiera aquellas que comparten el nombre (coff, coff, Civil War). Esto le da cierta libertad al director, aunque yo entiendo que hay líneas que no se pueden cruzar… en la mayoría de los casos. Los trajes suelen cambiarse pues la mayoría tienen diseños que quedarían un poco ridículos en pantalla (véase el atuendo de los X-Men originales en los comics) y estos son cambios que se agradecen. El material original se puede cambiar siempre que los cambios estén justificados y signifiquen una mejoría.

A la conclusión que he llegado después de ver todas las pelis de superhéroes que salieron al mercado es que se pueden hacer todos los cambios que sean necesarios siempre que queden igual o mejor que el material original. Por ejemplo, en El Caballero de la Noche Asciende, la tercer película de la trilogía del Batman de Christopher Nolan, nos encontramos con un Bane que no se parece en absoluto al personaje de los comics excepto por su máscara (y ni siquiera eso ya que el diseño es diferente). Este Bane es inteligente, no tiene los tubos pegados a la nuca, no es gigante, no es adicto al veneno, nada por el estilo. Incluso formó parte de la Liga de las Sombras, cosa que nunca pasó en los comics. Pero esto queda bien en la película. ¿Por qué? Simplemente porque Nolan sabe cómo llevarlo, porque la película (pese a algunas conveniencias y coincidencias del guión) es bastante sólida.

Claro que la mayoría de los cambios severos suelen ser para peor. Y quizás sea porque yo soy un maldito conservador, pero no me gusta que cambien el aspecto físico de los personajes, sus poderes o cosas por el estilo. En cuanto a la historia de origen y sus relaciones con otros personajes no suelo tener quejas pues hay tantas versiones distintas de cada personaje que la versión cinematográfica termina siendo fiel al menos a una de estas versiones. Pero que me presenten a Deadpool como a Baraka de Mortal Kombat en X-Men Shitorigins Wolverine es casi un insulto. Además la película en general tiene una calidad bastante baja en todos los aspectos excepto en la interpretación que hace Huge Jackman de Wolverine. Es perfecto en el papel, casi que nació para interpretar a ese personaje. Hay otros casos que particularmente me molestan pero a otra gente parece que no; cuando cambian la etnia de un personaje.

¿Se cambia la etnia de los personajes para hacer una serie políticamente correcta?

Jimmy Olsen en los cómics y en la serie, igualito

Sé que tanto Marvel como DC decidieron hacer esto para darle diversidad al cast (en especial con todos los problemas que tienen con el racismo ahora mismo en Estados Unidos), pero en algunos casos es totalmente ridículo, como el cambio de color, personalidad y físico de Jimmy Olsen en la infame y vomitiva Supergirl. ¡Pero si es literalmente otro personaje! Pasó de ser el pelirrojo tímido amigo de Superman y asistente de Lois Lane a ser el negro musculoso de dos metros que se levanta a todas las minas, valiente y que siempre va al frente (hice un verso sin esfuerzo), lanzando frases motivacionales por ahí todo el tiempo. Claro, uno puede recordar el ejemplo del extraordinario Nick Fury del universo cinematográfico de Marvel y cómo su impacto fue tan grande que hizo que el Nick Fury de los cómics también acabara siendo negro. Este es un personaje que personalmente me comenzó a gustar después de ver las pelis, antes de hecho el Nick Fury blanco ni me interesaba. El único ejemplo remotamente parecido que encuentro es el de Joe West en The Flash, personaje que también me gusta más en la serie que en los cómics ya que le dan más desarrollo y profundidad, además de hacerlo más agradable.

¿En DC odian a las pelirrojas?

Otros ejemplos pésimos de cast al intentar cambiarles la tonalidad de piel a los personajes son los de Kendra en DC’s Legends of Tomorrow o Iris West en The Flash. Ambas quedan minúsculas en sus respectivos papeles, no son ni la mitad de lo que son en los cómics y sus personajes son totalmente insoportables de ver y oír. Aunque claro, esto es más por el guión que por su mera apariencia.

El guión de las películas y series no es una maravilla… pero el de los cómics tampoco

Capítulo 18 de la segunda temporada de The Flash, uno de los peores episodios de una serie de televisión que he visto en mi vida

Pero bueno, ya basta de “racismo”. Pasemos a un tema que creo que es más importante que la elección del cast, y es qué tan alta ponemos la vara al analizar las pelis de superhéroes. Aquí he de aclarar que soy un adicto a los cómics, aunque con el pasar de los años he comenzado a leer cada vez menos y desviar mis ojos hacia otras cosas con más contenido argumental. Y menciono esto porque la mayoría de los cómics de superhéroes no tienen la historia. Si nos quejamos de lo conveniente que es que Iris entre en STAR Labs y vea a Barry sin la máscara para descubrir que es Flash (sí, así de ridículo es, se ve que el lugar no estaba cerrado con llave y los sensores que pueden detectar al Flash Reverso no son capaces de detectar a una periodista sin superpoderes), también nos tenemos que quejar cuando este tipo de cosas pasan en los cómics. El hecho es que en los cómics nos quejamos mucho menos ya que son mensuales y hay cientos de miles de números, por lo tanto podemos fumarnos un par de números malos. En el caso de las series y en especial de las películas no es así, y casi parece que se esforzaran muy poco porque creen que el “espectador común” no se dará cuenta de que el guionista está metiendo mano porque no tiene ni idea de cómo resolver una situación.

Reitero; yo no soy ni de lejos conformista y no puedo aceptar este tipo de groserías del guión sólo porque “ey, es una serie de televisión, y es de superhéroes, su objetivo es entretener”. Admito que no podemos tener la vara tan alta como con True Detective o Mr. Robot, series que tienen una potencia argumental mucho más grande ya que su punto fuerte son los personajes y la historia, pero tampoco podemos aceptar cualquier bazofia o hacer la vista gorda y pretender que no vimos eso que pasó.

¿Las series de superhéroes son para niños?

Y aquí es donde descubrimos el problema; estas series y películas son para niños. Sí, para niños. Al igual que Star Wars. Son franquicias para niños. Nos gustan y las amamos por lo que son, pero debemos aceptar que no podemos mantener la vara tan alta, ya que están dirigidas a una audiencia que no verá ese tipo de fallos porque aún no ha aprendido a verlos o directamente no les interesa hacerlo. Y no los culpo. Culpo a los guionistas por ser perezosos y darnos productos de mala calidad. Además de tener en cuenta que gran parte del material original tampoco tiene una gran potencia narrativa en primer lugar.

Excepciones a la regla

Pero entonces surgen esas obras maestras que nos hacen pensar que las películas de superhéroes pueden ser justamente eso, obras maestras, no sólo películas pochocleras para niños. Pues aparece una película como El Caballero de la Noche y nos deja a todos con la boca abierta, pues pese a no ser una peli perfecta, tiene grandiosos personajes y una trama oscura y bien llevada. Sí, una trama oscura que definitivamente no es para niños, una película dedicada a un público más adulto y que se toma en serio a sí misma. O nos llega una serie brutal y realista como Daredevil, el mal llamado “Batman Rojo” (no confundir con la mala adaptación de Flecha Verde a la televisión, que es directamente un Batman Verde) y nos hace ver que las demás series televisivas de superhéroes son de bajo calibre en comparación.

¿El cine está sobrecargado de películas de superhéroes?

Calendario de películas de superhéroes hasta 2018

Con tantas pelis de superhéroes estrenadas en los últimos años, comienzan a abundar los artículos que hablan sobre cómo el mercado está sobrecargado con este tipo de películas. Y honestamente no entiendo de dónde viene esta crítica, pues si se estrenan cuatro películas de superhéroes por año (como mucho), esto sigue siendo mucho menos que la cantidad de películas de romance, drama, policiales o de acción que se estrenan en menos de seis meses. De lo que podemos quejarnos es del nivel de dichas películas, si dichas películas son buenas o malas y si merecían ser estrenadas en los cines o no (véase el ejemplo de la más reciente Fant4stic), pero quejarse del hecho de que se estrenen cuatro películas de superhéroes por año me parece una total ridiculez.

Las series de animación, en donde DC es el rey

Dejo para otra ocasión el análisis de las películas animadas de superhéroes, que hay muchas y algunas de muy buena calidad, como la sobresaliente The Dark Knight Returns. Aquí sí que siento que DC le pasa el trapo a Marvel en todos los aspectos, las películas animadas de Marvel suelen ser más “light”, y las series aún más. Aunque disfruté mucho la primer temporada de Los Vengadores, el estilo que están utilizando en sus series es definitivamente muy Disney y la última serie de Spiderman y de Los Vengadores me pareció demasiado infantil para mi gusto, era como estar viendo Los Padrinos Mágicos.

En conclusión, podemos decir que sí, soy fanático de los superhéroes, de sus comics y de sus películas, aunque creo que el género se ha estancado un poco, principalmente por el cuasi monopolio que tiene Marvel en tema de películas y la poca competencia que presenta DC en las salas. Es por esto que tenemos muchas películas monótonas y que se parecen mucho entre ellas. Por eso mismo una película como Deadpool arrasa tanto en taquilla como en críticas pese a tener una trama simplona (porque lo importante no es la trama, en ningún momento estoy diciendo que necesite algo mejor en este aspecto pues la película es muy buena por sus demás cualidades). Porque la gente quería algo diferente. Algo dirigido a otro público. Y vaya que funcionó. Supongo que si en un futuro (no muy lejano, espero) DC se pone las pilas y puede ser un rival para Marvel en la gran pantalla, habrá más competencia y por tanto Marvel también tendrá que reformularse un poco. Hasta que eso pase, podemos estar contentos de igual forma porque tenemos pelis de superhéroes para rato, y aunque haya algunas decepciones, siempre sale una joyita cada uno o dos años, la cual podremos disfrutar durante muchos más.

Escrito por

Intento de escritor, cinéfilo desde que tengo memoria, comiquero, fan del anime. Amante de la ciencia ficción.

¡Tú decides!

1 0

Deja una respuesta

Tu email no será publicado.Required fields are marked *

Puedes usar estos códigos y atributos HTML <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Lost Password

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.

Sign Up